El feedback con los médicos internos residentes, labor clave de los tutores

Esta formación tiene por finalidad adquirir y desarrollar competencias docentes en dos aspectos principales: la planificación y diseño de programas y el rol o funciones del tutor. Se trata de un curso de 97 horas lectivas, que tiene concedidos 97 créditos ECMECs y una equivalencia de 14,6 Créditos Españoles de Formación Continuada del Sistema Nacional de Salud. El curso, financiado por Mutual Médica, se desarrolla online, y está dirigido a médicos y otros profesionales sanitarios que sean tutores y sientan interés en adquirir o desarrollar competencias docentes.

El primer seminario de este curso era el cierre del módulo 1: El aprendizaje profesional y el rol de facilitador. Este seminario contó con la participación de la Dra. María Nolla y el Dr. Jesús Morán, directores del curso; de los Dres. Juan José Rodríguez, tutor de Medicina Familiar y Comunitaria; y José Luis Moreno, tutor de Medicina Intensiva, y la Dra. Pilar Ruiz de Gauna, profesora del curso que participó en el debate final del encuentro.

La Dra. María Nolla, codirectora del curso, introdujo el seminario y explicó que el objetivo de estos encuentros es el intercambio de experiencias entre los tutores de médicos residentes. Asimismo, expuso que uno de los temas principales de la sesión es la técnica del feedback, que considera esencial “para facilitar el aprendizaje” de los MIR.

Por su parte, el Dr. Jesús Morán, codirector del curso, destacó que la labor del tutor “no solo consiste en gestionar papeles, sino en fundamentar le proceso educativo con conceptos de metodología docente”.

El Dr. José Luis Moreno, tutor de Medicina Intensiva, expuso que el feedbak es “un retorno de información sobre el proceso de aprendizaje” y que se utiliza como “instrumento que informa al estudiante” sobre dicho proceso. Para el Dr. Moreno, el feedback estructurado y centrado en el que aprende “se caracteriza por la autorreflexión del estudiante y se basa en la relación de confianza residente-tutor”.

El Dr. Juan José Rodríguez, tutor de Medicina Familiar y Comunitaria, explicó que es necesario diferenciar el feedback informal, que se da a diario ante las numerosas situaciones que surgen; del formal, que consiste en entrevistas tutor-residente (unas cuatro al año), que suelen realizarse al principio y al final de un periodo formativo, cuando hay incidentes críticos relevantes o para realizar un seguimiento de la progresión del aprendizaje.

El Dr. Rodríguez definió estos cuatro pasos del feedback informal: “autoevaluación, aspectos positivos a mantener, aspectos mejorables y plan de mejora”, que tienen como objetivo “ayudar a los residentes a pensar”. En este proceso “es imprescindible no avasallar a los residentes y que los MIR no se sientan inferiores”, para lo que son esenciales la empatía y el respeto.

En el caso del feedbak formal con el residente, los Dres. Rodríguez y Moreno destacaron la importancia de seguir determinados pasos en las reuniones, que hacen que estas sean más eficientes: “preparación de la sesión y agendar la reunión para intentar minimizar las interferencias durante la entrevista, conexión, fomento de la autoevaluación, negociar objetivos, refuerzo de lo positivo, análisis de los déficits, sugerencias, valoración de la comprensión y aceptación del residente; elaboración del plan y despedida”. Estas reuniones son “un tiempo maravilloso para conectar con los residentes y crear un clima de confianza”, afirmó.

El Dr. Rodríguez explicó que todo esto se hace para conocer al residente y sus necesidades, es decir, el propósito es “descubrir qué necesita para ayudarle a aprender”, y, para ello, la clave es la escucha activa, expuso el Dr. Rodríguez.

La ausencia de este feedback, de acuerdo con el Dr. Moreno, tiene efectos negativos como que el residente puede asumir como adecuado un desempeño cuando no lo sea, que el residente busque feedback en compañeros que pueden no estar lo suficientemente preparados en un ámbito o tema concreto, que tengan que aprender por ensayo/error, o la falta de fomento de la autoevaluación y la reflexión, entre otros.

Finalmente, el Dr. Moreno resumió que la labor del tutor es que los residentes deben “aprender a aprender a través de la reflexión”.

Deja un comentario